Blog

ECOE o cómo darte cuenta si estás preparado para la vida real

Publicado el 24 mayo, 2011

Facebook0Twitter0LinkedIn0Pinterest0Google+0

 
 
Acabo de leer el post que se ha publicado sobre el ECOE el 17 de mayo. Hace 10 días que hice esta prueba que significa “Evaluación Clínica Objetiva y Estructurada”. Tal y como dice el nombre consiste en un examen dividido en dos partes: una práctica y otra escrita. Si bien la parte escrita es algo “familiar” pues es un examen tipo test con unas preguntas asociadas a una imagen así como preguntas no asociadas a imagen; la parte práctica es algo a lo que no estamos acostumbrados a ser examinados habitualmente.

 

Es cierto que durante 3 años estamos rotando por diferentes servicios en el Hospital: en planta, consultas, hacemos historias clínicas… pero en ningún caso la responsabilidad recae en el estudiante. En el ECOE, la parte práctica, que consta de 20 estaciones, todo lo que digas, escribas, diagnostiques o pongas como tratamiento es completamente tu responsabilidad.

 

En mi experiencia, en la parte práctica tuve que pasar por 20 estaciones, 9 de ellas con pacientes (el paciente, tal y como explica en el post que he comentado anteriormente, es un actor entrenado para actuar como si tuviese una determinada patología) con patologías diferentes que, en unos casos, las instrucciones previas te pedían que hicieses una historia clínica y exploración física focalizada en la patología que creyeses que padecía el paciente y ,en otros casos, te pedían que hicieses un juicio clínico sobre la posible patología que tuviese el paciente, las pruebas que pedirías en ese caso y todo eso lo comentases con el paciente.

 

El resto de las estaciones, o bien estaban relacionadas con las consultas, o bien consistían en valorar las habilidades que tenía a la hora de realizar determinados procedimientos con instrumental que se utiliza en la práctica habitual.

 

Por lo tanto, ya no se trata de que te evalúen exclusivamente por tus conocimientos teóricos sino también por tu habilidad de comunicación, empatía y de establecer una relación médico-paciente. En este sentido, te das cuenta de los pocos conocimientos que puedas tener en alguna patología, de qué deberías de repasar así como de qué te faltaría para que el hecho de ser el responsable del paciente no lo veas como un “ambiente hostil”.

 

En general, mi experiencia ha sido muy positiva dado que he podido ver mis “puntos fuertes” y mis “débiles” a la hora de enfrentarme a la vida real como médico.

 

VN:F [1.9.22_1171]

Valora este artículo:

Facebook0Twitter0LinkedIn0Pinterest0Google+0
Etiquetado con: , , , , , , , , ,
Publicado en: Blog, ECOE, Medicina, MIR

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>